Percibimos la realidad en función de lo que procesa nuestro cerebro. Y no sólo maneja los estímulos del exterior, sino también lo que nosotros mismos le proporcionamos en base a nuestras expectativas.

Nuestros pensamientos suelen traducirse en imágenes, es decir, «vemos lo que pensamos». Y por ello es importante no solo comunicar correctamente la información a los demás sino también a nosotros mismos.

Un pequeño cambio puede hacer que  nos enfrentemos a la rutina de manera muy diferente. Si le decimos a nuestro cerebro que la actividad que vamos a realizar es una elección y no una obligación, cambiaremos la percepción que tenemos de la tarea y aumentaremos nuestra motivación.

#formación #coaching #crecimientopersonal #liderazgo #teambuilding #motivación #empresa #emprendimiento #apuntesobrecomedia